Close

Tengo un hijo en la escuela primaria (5 a 8 años)

Los primeros tres años de la escuela primaria son el momento en que los niños aprenden a leer palabras, adquieren más vocabulario y aprenden a comprender lo que leen, ¡todo por sí mismos! A medida que su hijo crezca y pase de ser un pequeño alumno de jardín de infantes a un confiado alumno de tercer grado, aquí podrá encontrar algunas maneras en las que puede ayudarlo a convertirse en un buen lector.


Leer con un niño de jardín de infantes

Su hijo está aprendiendo cómo es la escuela y está empezando a ver letras y palabras en todas partes. Este es el momento de seguir aprendiendo el aprendizaje en casa al incluir algunas actividades familiares.

  • Distinguir sustantivos. A medida que su hijo aprenda nuevas palabras, ayúdelo a clasificarlas en sustantivos, adjetivos y verbos. Una actividad para enseñar los sustantivos consiste en hacer que los niños clasifiquen imágenes entre personas, lugares y cosas, y se puede hacer con imágenes recortadas de revistas, fotos o pequeños juguetes.
  • Primeros sonidos. Mientras pasa tiempo con su hijo de jardín de infantes, ya sea en la cocina o mientras conduce por la ciudad o juega en casa, ayúdelo a escuchar los sonidos que componen las palabras al decir lentamente cómo suena el comienzo y el final de esa palabra. Este juego para aprender sonidos de This Reading Mama también es bueno para reforzar los sonidos iniciales y enseñarles a los niños nuevas palabras.
  • Búsqueda de sinónimos. A los niños de jardín de infantes les encanta hacer recados; mientras conduce por la ciudad, pídale que observe y le diga cuántos sinónimos o palabras similares puede encontrar. Vea los edificios de la parte alta de la ciudad y piensen en qué otras palabras están relacionadas con edificio (casa, rascacielos, etc.).
  • Encuentre rimas. La rima es una habilidad importante para los niños a medida que aprenden a leer. Encuentre rimas en todas partes (parar, saltar), e incluso pueden inventar palabras tontas para crear rimas (casa, cuasa). Esta publicación de Little Minds at Work tiene ideas para hacer rimas e imprimibles.

  • Use aplicaciones con un fin. Lo más probable es que su hijo esté familiarizado al menos con un iPad, Chromebook o computadora. Pregúntele al maestro de su hijo cuáles son las mejores aplicaciones o sitios web para practicar; puede aprovechar el tiempo que su hijo pasa frente a la pantalla para mejorar las habilidades que ya conoce, en lugar de tratar de aprender algo nuevo. Aquí hay una lista de aplicaciones educativas enumeradas por habilidad. Pregúntele al maestro de su hijo en qué habilidad debe enfocarse su hijo.
  • Práctica con letras. Recorte letras o compre imanes con letras para que su hijo las nombre, juegue y ordene para formar palabras. O desafíalo a deletrear las palabras que usted le dé, o pídale que cree sus propias palabras para que las lea.
  • Impresión ambiental. I. Si a su hijo le gusta tomar el control de la cámara de su teléfono (¿a quién no?), desafíelo a que tome fotos de las palabras que vea mientras hacen recados juntos por la ciudad. Más tarde, pueden “leer” las imágenes y las palabras de carteles, pancartas y escaparates de las calles.
  • Nombres sin sentido. El nombre de un alumno de jardín de infantes es el punto de partida perfecto para enseñar letras y sonidos. Más consejos de Reading Rockets.

  • Prácticas con las imágenes. A los niños les encanta mirar las imágenes de los libros, y algunos libros ilustrados tienen ilustraciones fantásticas. Dedíquele un rato a hablar sobre las imágenes de los libros que se encuentran esta lista de libros galardonados.
  • Libros como herramientas. Para interesarse en los libros, los niños necesitan saber cómo funcionan. Explore la portada, el arte de la portada, la página de títulos y la contraportada del libro antes de comenzar a leer. Otras formas de reforzar los conceptos de la impresión: haga que su hijo busque libros del mismo autor, señale las palabras a medida que lee, y haga que su hijo señale la palabra en la que comenzará a leer en cada página. (Esta imagen muestra los conceptos básicos de cómo usar un libro).
  • Encuentre hechos. Cuando lea libros de no ficción, como estos títulos para niños de jardín de infantes a 5.º grado, con su hijo, hable sobre los hechos que retratan estos libros. Pregúntele qué aprendió. Pregúntele algún hecho que le haya parecido interesante sobre el tema.
  • Mapas de historias En jardín de infantes, su hijo comenzará a aprender a organizar sus pensamientos sobre lo que está leyendo. Aquí podrá encontrar un mapa de historias que puede imprimir y usar junto a cualquier libro ilustrado que su hijo lea mientras este aprende a dibujar y escribir sobre lo que lee.

  • Cree un área de estudio. A medida que su hijo aprenda cómo es la escuela, agregue libros, juegos de simulación y cartas a su área de juego para ayudarle a crear una “oficina en casa” a su joven aprendiz. (Aquí podrá encontrar algunas ideas de los padres de PBS para crear un ambiente ideal para la lectura en casa).
  • Establezca un horario. Los niños de jardín de infantes están aprendiendo cómo prepararse y llegar a la escuela. Establecer un horario matutino (como este) puede proporcionar la estructura que su hijo necesita para saber qué debe hacer ahora y qué debe hacer después.

Leer con un niño de 1.º grado

Primer grado se trata de convertirse en un lector independiente, pero a medida que su hijo pasa más tiempo leyendo, continúen hablando, aprendiendo y leyendo juntos.

  • Haga una investigación. Cuando traiga a casa un nuevo tipo de fruta o verdura, o encuentre una nueva planta o flor, dedique un tiempo a investigarla y describir su tamaño, forma, color y otras características. Aquí podrá encontrar un ejemplo sobre una calabaza, para guiarse a la hora de empezar su propia investigación.
  • Aprenda patrones de letras. Los alumnos de primer grado ya han aprendido las letras y sus sonidos; ahora están aprendiendo patrones de letras, como, por ejemplo, que al cambiarle la primera letra a una palabra, pueden crear otra palabra distinta. (Si a pato le cambian la “p” por una “g”, se convierte en gato). Para que su hijo practique estos patrones de sonido, dele una palabra y pídale que cambien una de sus consonantes por otra distinta para formar una nueva palabra (aquípodrá comenzar una lista para comenzar).
  • Secuencias de eventos. Ayude a su hijo a organizar sus pensamientos al ordenar secuencias de eventos que hacen juntos (por ejemplo, preparar un emparedado) y explicar qué sucedió primero, segundo, tercero, cuarto, y así sucesivamente. Vea cuántos pasos puede incluir en la secuencia.
  • Distinguir sustantivos. A medida que su hijo aprenda nuevas palabras, ayúdelo a clasificarlas en sustantivos (personas, lugares y cosas), adjetivos (palabras descriptivas) y verbos (palabras de acción). Hagan un juego con eso, como este juego de clasificación.
  • Busquen palabras cuando paren en los semáforos. Pídale a la maestra de su hijo una lista de palabras reconocibles a simple vista, luego imprima esa lista y cuélguela en la parte de atrás de los asientos delanteros de su automóvil para que pueda practicar la lectura de palabras a la vista mientras se dirigen a la escuela. Para convertir esta actividad en un juego, vea cuántas palabras pueden leer en voz alta cuando se detenga en los semáforos.
  • Entrevistas de exploración. A los alumnos de primer grado les encanta explorar. Después de un día en familia en Freedom Park o en el museo de la naturaleza o en el acuario, ayude a su hijo a analizar su actividad y describir lo que vieron, escucharon y aprendieron. Esto se puede hacer en forma de una entrevista rápida a su hijo: grábelo con su teléfono para crear una minitransmisión.
  • Ciencia en casa. Hay montones de experimentos científicos que pueden hacer con materiales que tienen en casa, como hacer plástico con leche. Involucre a su hijo a la hora de elegir qué experimento hacer y de esta manera refuerce el proceso científico de principio a fin. Eche un vistazo a esta lista de 50 ideas de ciencia, ingeniería, tecnología y matemáticas (STEM) para hacer con su hijo.
  • 


  • Historias de Charlotte. Haga que su hijo elija una persona y lugar o evento en Charlotte (algunas ideas: Imaginon, Hodge's Farm, el acuario, el desfile del Día de Acción de Gracias en la parte alta de la ciudad). Luego, escriba una historia sobre lo que le sucede a esa persona en ese lugar. Aquí podrá encontrar un organizador que puede ayudar a su hijo a planificar su historia.
  • Verificaciones de comprensión. La comprensión de lo que leen es una parte importante de la lectura. Mientras lea con su hijo o cuando su hijo le lea, pare cada pocas páginas y pregúntele: ¿Qué pasó? ¿Qué crees que pasará a continuación? ¿Por qué?
  • Desarrolle resistencia. Su hijo quiere leerle, pero puede que le falte resistencia o la capacidad de leer durante varios minutos seguidos. Alterne la lectura: primero lea una página y luego pida a su hijo que lea otra, tanto para modelar la buena lectura como para ayudar a su hijo a desarrollar la resistencia necesaria para su propia lectura.
  • ¿Quién dijo qué? Los niños de primer grado están descifrando cómo leer lo que dicen los personajes, es decir, los diálogos en las historias. Lleve a casa libros con formato de cómic (la serie de libros Elephant and Piggie de Mo Willems es un gran ejemplo) o cómics de verdad; luego, puede elegir uno o dos personajes para leer.
  • Desafía con sonidos. Anime a su hijo a pronunciar las palabras que le resultan más difíciles, en lugar de adivinar. El niño puede pronunciar cada sonido lentamente, luego más rápido, y más rápido hasta que pueda leer la palabra. Por ejemplo: c-a-s-a, ca-sa, ¡casa! Eso, y más consejos de Reading Rockets.

Sigue hablando con tu hijo de 2.º grado

En segundo grado, las palabras son compuestas y las historias se vuelven más complicadas y los libros, más largos. Ahora es el momento perfecto para ayudar a su hijo a expandir sus ideas, planear cómo pasan parte de su tiempo y leer juntos libros más extensos.

  • Cuente su historia. A los alumnos de segundo grado les encanta escuchar historias sobre su infancia: cuando le cuenta a su hijo sobre su día de acción de gracias más divertido o su momento más vergonzoso en la escuela primaria, está desarrollando vocabulario y modelando cómo estructurar historias. Encuentre más consejos en Reading Rockets.

  • Agreguen adverbios. Una vez que su hijo sepa sobre sustantivos, adjetivos y verbos, preséntele los adverbios, es decir, las palabras que describen a los verbos (rápidamente, lentamente). Agregue adverbios a las oraciones y vea cuántos adverbios puede usar para describir cómo se está moviendo su hijo, o cómo ve a las personas que conducen, caminan y corren por la ciudad.

  • Encuentre la lección. A medida que los niños avanzan en la escuela primaria, la moraleja y las lecciones que les dejan los libros que leen se vuelven más importantes. Un organizador gráfico, como este para Giraffes Can't Dance, puede ayudar a su hijo a enfocarse en la moraleja; además, puede aprender lecciones de las actividades que hace y de los programas de televisión que mira, siempre y cuando hable con él o ella le y pregunte: ¿Qué aprendiste? ¿Qué es lo que el autor quería que aprendieras?

  • Separe las palabras. En segundo grado, los alumnos están aprendiendo las partes de las palabras (prefijos, raíz y sufijos). Cuando vea palabras en libros, en la televisión y en carteles, sepárelos en prefijos, raíz y sufijos. Por ejemplo, preescolar, reproducir y desbloqueado. Aquí podrá encontrar una lista de prefijos y sufijos por grado.
  • Dele voz a los personajes. Pruebe diferentes voces cuando lea las palabras que los personajes dicen en los libros (es decir, los diálogos). Esto brindará algo de diversión adicional en el libro, y su hijo practicará la fluidez cuando lea las mismas líneas una y otra vez con diferentes voces divertidas. Algunas ideas para voces: robot, ratón, oso, león, pirata, cantante de ópera, cantante de música country.
  • Use el diccionario. Si su hijo le pregunta qué significa una palabra, aproveche la oportunidad para buscarla en el diccionario pasado de moda o en Dictionary.com. Aprenderán a usar una herramienta poderosa y podrán explorar los sinónimos, antónimos y otros significados de la palabra.
  • Libros en todas partes. Llene algunas cestas con libros, revistas y otros materiales de lectura y colóquelas en el baño, en el automóvil y otros lugares donde su hijo tendrá tiempo libre. Hágalos portátiles al colocar bolsas de libros en el automóvil; así, su hijo podrá agarrar uno mientras se dirige a realizar cualquier tarea que implique esperar (como por ejemplo, turnos en el consultorio médico, en el dentista, etc.).
  • Lea en voz alta a la hora de acostarse. En segundo grado, puede comenzar a leerle libros con capítulos más largos a su hijo por la noche. Piense en los libros que le encantaron cuando era niño, o tome algunas ideas de listas de libros de lectura favoritos de segundo grado o de listas de libros ilustrados para estudiantes de segundo grado.

Leer con un niño de 3.º grado

El tercer grado es cuando los niños pasan de aprender a leer a leer para aprender. Este es el momento en que se espera que obtengan información del texto y puedan realizar otras actividades basadas en lo que están leyendo.

  • Organice la información. Ya sea que esté viendo un video, leyendo un libro o hablando de la lo que aprendieron en una visita al museo, ayúdelo a organizar su pensamiento. Por ejemplo, un organizador gráfico como este puede ayudar a su hijo a pensar sobre el tipo de información que sabe sobre una persona.
  • Estrategia de resumen. Enseñe a su hijo los conceptos básicos sobre cómo resumir eventos, experiencias e ideas con algunas estrategias básicas de resumen. Por ejemplo, pídale que responda preguntas clave: ¿Quién? ¿Que hizo qué? ¿Y luego qué pasó? Entonces ¿qué? ¿Cuál fue el resultado? Y entonces ¿cuál fue el resultado final? (Aquí podrá encontrar una imagen de la estrategia).
  • ¿Cómo lo sabes? Los alumnos de tercer grado pueden encontrar evidencia en el texto para apoyar sus ideas, pero usted puede ayudar a su hijo a respaldar todas las ideas que surjan al preguntar: “¿Cómo lo sabes?”. Luego, ayúdelo a fortalecer sus ideas mediante la expansión de lo que dijeron. Por ejemplo: “Esa es una idea interesante. ¿Has pensado sobre esto?”.
  • 


  • Separe las palabras. En tercer grado, los alumnos están aprendiendo las partes de las palabras (prefijos, raíz y sufijos). Cuando vea palabras en libros, en la televisión y en carteles, sepárelos en prefijos, raíz y sufijos. Por ejemplo, preescolar, reproducir y desbloqueado. Aquí podrá encontrar una lista de prefijos y sufijos por grado.
  • Deletreos irregulares. Pídale al maestro de su hijo una lista de palabras de ortografía irregular que su hijo debería saber. (Las palabras de ortografía irregular son aquellas que no siguen las reglas fónicas o de ortografía habituales. Solo tenemos que memorizarlas). Luego, decida cómo quiere practicarlos. Es posible que su hijo quiera usar programas de computadora (por ejemplo, Wordle) para jugar con el aspecto de las palabras, o puede que quiera usar tarjetas para memorizarlas y ver qué tan rápido las puede leer.
  • Haga un proyecto de investigación. Haga un proyecto de investigación con su hijo. Haga una pregunta de investigación que quieran responder (¿Qué sucede con las aves cuando vuelan hacia el sur? ¿Por qué agregamos bicarbonato de sodio a las galletas?). Luego, use una variedad de fuentes como Internet, la biblioteca de su vecindario, Discovery Place, para encontrar la respuesta. (Aquí podrá encontrar algunos consejos sobre cómo investigar con niños).
  • Ciencia en casa. Hay montones de experimentos científicos que pueden hacer con materiales que tienen en casa. Eche un vistazo a esta lista de 50 ideas de ciencia, ingeniería, tecnología y matemáticas (STEM) para hacer con su hijo.
  • 


  • Historias de Charlotte. Haga que su hijo elija una persona y lugar o evento en Charlotte (algunas ideas: Imaginon, Hodge's Farm, el acuario, el desfile del Día de Acción de Gracias en la parte alta de la ciudad). Luego, escriba una historia sobre lo que le sucede a esa persona en ese lugar. Aquí podrá encontrar un organizador que puede ayudar a su hijo a planificar su historia.
  • Haga que sigan una serie de libros. Las series de libros, como Geronimo Stilton, Captain Underpants y Magic Tree House, son excelentes para que los niños lean de manera continua. El beneficio de una serie es que los niños conocen a los personajes, por lo que pueden prestar más atención a la trama y al escenario. (Para obtener el máximo provecho de una serie, considere asociarse con familias que tienen alumnos de tercer grado, cada familia compra algunos libros de la serie y los niños pueden intercambiar los libros entre ellos). Eche un vistazo a nuestra página Pinterest sobre series de libros.
  • Truco de comprensión. Enséñele a su hijo un “truco mental” al mostrarle cómo resumir algo (una receta, un episodio de televisión, un día) en unas pocas frases y luego muéstrele cómo aplicarlo a la lectura. Eso, y más consejos de Reading Rockets.
  • Estructura del texto. A medida que el texto se vuelve más complicado, será importante comprender cómo los autores organizan el texto, lo que se conoce como “estructura del texto”. Esta explicación de diferentes estructuras del texto informativo puede ayudar a los niños a comprender la estructura de textos informativos comunes.
  • Idea principal y detalles. Los niños a menudo tienen dificultades para encontrar la idea principal en lo que leen. Ayude a su hijo al hablar sobre cómo encontrar la idea principal, o al mostrarle cómo los autores organizan el texto (la idea principal de un párrafo suele ser lo primero).