Close

Lectura activa

La lectura activa implica leer un libro con un niño, en lugar de leerle un libro a un niño. Este enfoque mejora las habilidades de lenguaje de los niños, el vocabulario y la capacidad de comprender lo que leen por sí mismos.


La lectura activa funciona con niños desde los seis meses hasta el sexto grado. (Con los niños más pequeños, querrá enfocarse más en las imágenes). En la lectura activa, un adulto comparte un libro ilustrado con un niño y le ofrece múltiples oportunidades para hablar sobre las imágenes, palabras e ideas del libro e involucrarse con ellas. El papel del adulto es ser un oyente activo, hacer preguntas y hacer que el niño hable y piense sobre el libro.


Los ABC de la lectura activa

La lectura activa tiene tres partes fáciles de hacer:

Hacer preguntas
Construir el vocabulario
Relacionarse con el mundo del niño

Haga preguntas que no puedan responderse en una palabra (sí, no o referencias de una sola palabra de la historia). Las preguntas abiertas a menudo comienzan con lo siguiente:


¿Quién? ¿Qué? ¿Por qué? ¿Cómo?

Ejemplos de buenas preguntas abiertas:


Los libros ilustrados son una excelente manera de enseñar a los niños a aprender palabras nuevas que no decimos todos los días. Enseñarles estas nuevas palabras los ayudará a convertirse en mejores lectores. Ayude a un niño a encontrar nuevas palabras en este libro que aún no conozca. Para enfocarse en el vocabulario mientras lee un libro:


  • Pregunte qué significan las palabras. Ejemplo: ¿Qué es un gorro? ¿Sabes lo que es un gorro?
  • Conecte palabras con imágenes. Señale las imágenes en el libro para ayudar a los niños a entender el significado de las palabras. Ejemplo: ¿Quién está usando un gorro? ¿De qué color es?
  • Actúe las escenas del libro. Use expresiones faciales, sonidos o movimientos físicos para demostrar lo que significan las palabras. Ejemplo: No solo lea "susurro"; susurre la palabra mientras la dice. Pregunte qué significa "susurro" y haga que el niño lo haga.
  • Conecte palabras nuevas a las palabras que ya conoce. Ejemplo: Un gorro es un tipo de sombrero, como el gorro rojo que llevas puesto.

Aunque los libros con imágenes de alta calidad suelen tener solo 30 páginas, están llenos de ilustraciones, vocabulario e ideas que pueden ayudar a los estudiantes a aprender más sobre el mundo que los rodea. En una lectura de 10 minutos en voz alta, los estudiantes pueden aprender sobre relaciones, historia, cultura, asuntos políticos y eventos. Aprender a través de la lectura activa puede proporcionar a los niños información, experiencias, explicaciones y diferentes puntos de vista.
Hable con los niños sobre el libro de maneras que los hagan pensar sobre las ideas, el personaje o la historia. Relacione el libro con cosas que los niños ya saben, experiencias anteriores o lo que les interesa.
Ejemplos de posibles temas y preguntas para usar:


  • Pregúnteles a los niños en qué les hace pensar la historia.
  • Elija algo que haya sucedido en la historia y pregúntele a su hijo sobre un momento en que lo mismo les haya sucedido.
  • Pregúntele al niño cómo son similares o diferentes de los personajes de la historia.
  • Pregunte por qué los personajes del libro hicieron lo que hicieron. Pregúnteles a los niños si alguna vez tomaron decisiones similares.
  • Pregúnteles a los niños cómo harían diferente la historia si pudieran cambiarla.


Pregúnteles a los niños lo que aprendieron en este libro. Pregúnteles cómo es similar a las cosas que ya saben.


Lectura activa: Una y otra vez

Si tiene un niño pequeño, leerá los mismos libros una y otra vez (y otra vez). Puede hacer lecturas activas cada vez que lea, o algunas veces, según lo que su hijo desee. Se trata de seguir el ejemplo de su hijo. Cuando nuestra asistente de investigación se siente con su niño pequeño para leer un nuevo libro, las primeras lecturas son solo para escuchar el libro, luego, cuando ambos conocen el libro, use estrategias de lectura más activas. La idea es alentar a su hijo a hablar sobre el libro y, cuanto más lea un libro, más podrá hablar su hijo sobre él. Finalmente, su hijo podrá leerle el libro a usted.

Preguntas de ejemplo de lectura activa: ¡No, David! Por David Shannon
TIPOS DE PREGUNTAS
DEFINICIÓN
CÓMO AYUDA
EJEMPLO DE ¡NO, DAVID!
Completar el espacio en blanco
Pare de leer una oración o sección y deje que su hijo termine las palabras.
Enseñar a los niños sobre la estructura del lenguaje.
“La madre de David siempre dijo, _____.”
Lo que pasó
Preguntas que plantean qué pasó en el texto.
Alentar a los niños a explicar, recordar y ordenar eventos en la historia.
¿Qué hizo David?
Preguntas abiertas
Preguntas que plantean lo siguiente: qué, cuándo, dónde, por qué y cómo.
Desarrollar el vocabulario y la comprensión del niño.
¿Con qué está jugando David? ¿Cómo se siente David cuando tiene tiempo de descanso?
Preguntas de final abierto
Preguntas que animan a los niños a explicar y explorar las imágenes en libros.
Desarrollar la expresión verbal de un niño y la atención a los detalles.
Háblame sobre esta imagen.
¿Te acuerdas cuando…?
Preguntas que conectan lo que el niño leyó en el libro con su vida.
Fortalecer el “puente entre un libro y el mundo real” al tiempo que desarrolla las habilidades de conversación y narrativas de un niño.
Recuerde cuando se juega en la casa. ¿A qué jugaste?

Ejemplo de lectura activa: Brindar comentarios

La lectura activa también implica proporcionar buenos comentarios a las respuestas que le da su hijo. Por ejemplo, imagine que al leer ¡No, David! le pregunta a su hija “¿Qué hizo David?” y ella le dice que “David estaba sucio”. Puede usar este proceso de tres pasos para darle a su hijo comentarios:


PASO
LO QUE USTED HACE
EJEMPLO
Evaluar
Dígale a su hijo si su respuesta es correcta o incorrecta.
Sí, él está sucio.
Expandir
Añada más información a la respuesta de su hijo.
Haga una pregunta de seguimiento.

Él dejó barro en la alfombra también.
¿Cómo crees que se sintió su madre cuando David en sució la alfombra?

Repetir
Repita la pregunta para ver lo que su hijo ha aprendido.
¿Qué hizoDavid?

Ejemplos y recursos de lectura activa

Lo mejor para las familias. Este video muestra a una madre leyendo con un niño pequeño. ¡Es obvio que el niño ha leído este libro antes! Observe cómo la madre evalúa y amplía los comentarios del niño.

Lo mejor para los maestros. Este video es un ejemplo de cómo un maestro involucra a los niños en la lectura activa en un grupo más grande. Observe cómo el profesor responde a los comentarios de los niños, utiliza indicaciones para completar y define el vocabulario. (De los módulos de Frank Porter Graham CONNECT).

Lo mejor para los estudiantes de inglés. Los recursos y módulos de la Universidad Loyola Marymount explican cómo usar la lectura activa con estudiantes que provienen de hogares lingüística y culturalmente diversos.

¿Está leyendo activamente con sus hijos o tiene alguna idea de cómo podemos mejorar? ¡Queremos oír y hablar de eso! Envíenos un correo electrónico a info@readcharlotte.org

Sobre la lectura activa

Hemos preparado un video sobre la lectura activa y cómo puede ayudar a mejorar la alfabetización de su hijo; hemos incluido versiones en inglés y en español del video para su conveniencia.

English Version

 

Spanish Version